Instrucción técnica de planeamiento en suelo rústico

suelo rústico

Aplicación en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha

  1.- INTRODUCCIÓN

En el Diario Oficial de Castilla-la Mancha, de fecha 9 de febrero, se publica la Orden de 01/02/2016, de la Consejería de Fomento, por la que se modifica la Orden de 31/03/2003, de la Consejería de Obras Públicas, por la que se aprueba la instrucción técnica de planeamiento sobre determinados requisitos sustantivos que deberán cumplir las obras, construcciones e instalaciones en suelo rústico, en adelante ITPSR.

El objeto de la ITPSR es concretar la superficie mínima que deben tener las fincas de suelo rústico sobre las que se puede materializar algún tipo de construcción o instalación, bien sean de nueva planta, o bien se traten de obras de reforma, rehabilitación o cambio de uso, que excedan de las meras obras de conservación y mantenimiento de la edificación o instalación ya existente. Estaríamos refiriéndonos en estos casos a obras de reforma que afecten a la estructura, fachadas, cubierta o que supongan un cambio del uso preexistente o una ampliación de la superficie destinada a dicho uso.

La ITPSR regula igualmente la superficie máxima de la parcela de suelo rústico que podrá ser ocupada por estas edificaciones o instalaciones, debiendo por tanto quedar el resto del suelo libre de edificación. Esta ocupación se fija en un % sobre la superficie total de la parcela.

 2.- ÁMBITO DE APLICACIÓN

La ITPSR regulará determinados requisitos sustantivos de las obras o instalaciones en suelo clasificado como rústico por el Planeamiento urbanístico de los municipios de la   Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha. Forma parte por tanto del desarrollo de  la normativa urbanística con soporte legal en el Decreto Legislativo 1/2010, de 18 de mayo, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Ordenación del Territorio y de la Actividad Urbanística, en adelante TRLOTAU.

El ámbito físico de aplicación material de la ITPSR, son los suelos clasificados como suelo rústico por el Planeamiento urbanístico del termino municipal donde se encuentren, y dentro del suelo clasificado como rústico, las condiciones sustantivas reguladas serán diferentes según se trate de suelos clasificados como suelo rústico de reserva, o suelo rústico no urbanizable de especial protección, Art 47 TRLOTAU.

El suelo rústico no urbanizable de especial protección puede a su vez dividirse en otros tres tipos de suelo, en función del tipo de protección por la que se encuentre afectado, que deberá motivarse y justificarse.

Así, tendremos:

a.- Suelo rústico no urbanizable de protección ambiental.

b.- Suelo rústico no urbanizable de protección estructural.

c.- Suelo rústico no urbanizable de protección de infraestructuras y equipamiento.

El Planeamiento municipal podrá, en función de la protección por la que esté afectado, prohibir o limitar la realización de obras o instalaciones en alguno de estos suelos.

 3.- CONDICIONES GENERALES

Debe entenderse que la ITPSR no regula los usos que puede soportar una parcela de suelo rústico. La regulación de los usos permitidos o prohibidos en una parcela concreta de suelo rústico es competencia del correspondiente Plan de Ordenación Municipal, Art 24 TRLOTAU, o Plan de Delimitación de Suelo Urbano, Art 25 TRLOTAU, si el planeamiento municipal tiene su soporte en la vigente LOTAU o Normas Subsidiarias, que todavía mantengan su vigencia, si su soporte es la antigua Ley del Suelo del año 1975.

Lo que sí hace la ITPSR es definir todos los usos permitidos para  el suelo rústico, de manera que el planeamiento local, sin salirse de ese listado de usos,ndeberá particularizar para cada tipo de suelo rústico, que usos permite o excluye.

La superficie mínima para que una parcela de suelo rústico pueda ser edificable, y el tanto por ciento de ocupación máxima, no tiene un único valor, si no que sus magnitudes son variables en función de dos parámetros:

a.- El tipo de suelo rústico en el que se encuentre incluida la parcela, que como ya hemos indicado puede ser rústico de reserva o rústico no urbanizable de especial protección. Requiriéndose como norma general mayor superficie para parcelas situadas en suelo rústico no urbanizable de especial protección.

Para ver el tipo de  suelo rústico ene l que nos encontramos, habrá que ir a lo previsto en el Planeamiento urbanístico de aplicación

b.- El uso al que se destine la obra o instalación. Requiriéndose menor superficie para aquellas edificaciones tradicionalmente vinculadas a la actividad agrícola, ganadera o forestal.

En este caso habrá que acudir a los usos contemplados en la propia ITPSR y a los permitidos por el Planeamiento local de aplicación.

El Planeamiento urbanístico de aplicación puede establecer unas condiciones más restrictivas que las previstas por la ITPSR. Pero en ese caso, esas restricciones deberán ser motivadas y justificadas a tenor de lo dispuesto en el Art 3.2. ITPSR.

El Planeamiento podrá exigir una mayor superficie de la parcela mínima y una menor ocupación con respecto a lo previsto en la ITPSR, en cuyo caso será la superficie y ocupación prevista por el Planeamiento las que deberán cumplirse.

En ningún caso el Planeamiento podrá establecer unas condiciones que vulneren lo previsto por la ITPSR, no puede por tanto fijar una superficie mínima inferior ni una ocupación mayor de las previstas en cada caso por la ITPSR.

 

4.- REFORMAS INTRODUCIDAS POR LA ORDEN DE 01/02/2016, DE LA CONSEJERÍA DE FOMENTO

Señalaremos las reformas que presentan un mayor interés.

I.- Modificación del Art 2,  ITPSR

Se modifica el Art 2. ITPSR[1], redactándose de nuevo el apartado c) de manera que se incluyen dentro del uso de las obras e instalaciones adscritas al sector primario,  aquellas construcciones que impliquen la transformación de productos, por lo que  se puede entender que estas construcciones, industriales, que trasforman productos, del sector primario, dejan de estar incluida en los usos industriales del punto cuarto de este artículo.

La parcela mínima exigida para poder llevar a cabo estas edificaciones deja de tener  las tres hectáreas, o dos hectáreas mínimas previstas para el uso industrial, pasando a ser su superficie mínima una hectárea o hectárea y media, según la calificación del suelo. Son las superficies mínimas previstas para los usos del sector primario.

Se aclara la antigua redacción de este artículo que establecía ,a modo de ejemplo, un catálogo de estas construcciones entre las que mencionaba las balsas de riego, las naves de champiñón, los viveros, los invernaderos y las piscifactorías, pero no se decía nada de bodegas, almazaras u otras industrias manufactureras de productos del sector primario agrícola, ganadero o forestal.

De esta manera se adapta el texto de la ITPSR al texto del Art 54 del TRLOTAU, donde se permite este tipo de edificaciones de trasformación de productos[2], al modificarse el artículo 54 [3] de la LOTAU, suprimiéndose la mención de la prohibición de implantar obras en suelo rústico de reserva que implicasen la trasformación de productos.

Con anterioridad, y dado que la LOTAU expresamente prohibía la implantación de edificaciones adscritas al sector primario que implicasen la transformación de productos, para la construcción de este tipo de obras, ahora incluidas en los usos del sector primario, había que acudir a lo previsto en el  Art 2.4.a) ITPSR, que para uso industrial solo contemplaba expresamente la posibilidad de situar en suelo rústico aquellas actividades industriales que en virtud de la legislación urbanística debieran emplazarse alejadas de los núcleos de población[4],  o fuera de polígonos industriales, al igual que las industrias extractivas, cantera, y depósitos de materiales y residuos.

 

II.- Introducción de un nuevo apartado  en el Art 3,  ITPSR

Se introduce un nuevo apartado, el  3º, en el Art 3 ITPSR,[5] por el que se establece que excepcionalmente para aquellos usos y actividades cuyo relevante interés social o económico resulte en cada caso justificado, se podrán otorgar licencias en parcelas  con menor superficie y/o mayor ocupación de la prevista, siempre que concurran simultáneamente los cuatro requisitos previstos:

a.- Que  la actividad sea compatible con el carácter rural de suelo.

b.- Que exista un informe favorable de la Consejería competente en la materia del uso o actividad que se pretenda implantar.

c.- Que exista un informe previo, vinculante y favorable de la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio o de la Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo, dependiendo del número de habitantes del municipio. Informe que se podrá emitir simultáneamente con la calificación urbanística si esta fuera necesaria.

d.-  Que no se trate de obras relacionadas con el uso residencial unifamiliar

Resaltar el carácter de excepcionalidad que se debe cumplirse para que se otorgue una licencia con estas condiciones y la necesidad de dos aprobaciones administrativas, una por parte de la Consejería que tenga competencia material con el uso que se pretenda desarrollar, que podría darse el caso  que fuese una competencia compartida por dos administraciones, pensemos en un uso agrícola con vivienda asociada, y otra autorización  previa , vinculante y favorable por parte de la Consejería con competencias en materia de ordenación del territorio.

En ningún caso esa excepcionalidad podrá aducirse para la construcción de viviendas unifamiliares, por lo que la parcela no podrá ser menor de la superficie mínima prevista.

 III.- Modificación del Art 4.1,  ITPSR

La superficie mínima de la parcela se disminuye y la ocupación máxima se aumenta para los supuestos de obras relacionadas con la actividad agrícola y ganadera y con actividades primarias, incluidas las que impliquen transformación de productos al haberse modificado el Art 4.1 ITPSR. [6]

IV.- Supresión del apartado 4º del Art 4,  ITPSR

Se suprime el apartado cuarto del artículo 4 ITPSR, que permitía la reducción de la superficie de la finca para determinados obras relacionadas con el sector primario, siempre que existiese un informe previo de la Consejera de Agricultura y Medio Ambiente que de manera expresa y justificada permitiese esa disminución y fuese aprobado por el órgano competente de emitir la calificación urbanístico y/o o la licencia urbanística[7].

Con el nuevo texto, solo podrán acogerse a la reducción de superficie mínima de la parcela, aquellas obras o instalaciones que, aunque no estén relacionadas con el sector primario, justifiquen su excepcionalidad, término que no aparecía recogido en el anterior texto legal ahora superado.

Queda por ver cómo la Administración interpreta cuáles son las condiciones necesarias para que se cumpla el supuesto de excepcionalidad. Lo que nos permitirá valorar si esta ampliación a otros usos, representa una mejora con respecto a la situación preexistente.

En cualquier caso, entendemos que para los usos comprendidos en el sector primario representa un empeoramiento con relación al texto legal reformado, y ello por tres razones:

a.- La necesidad de motivar y justificar siempre el carácter de excepcional.

b.- La necesidad de que siempre tenga que emitir un informe favorable la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio o de la Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo.

c.- El que no se haya contemplado expresamente  este supuesto para el uso residencial de vivienda unifamiliar cuando esta vivienda este vinculada a un uso agrícola, como se dirá a continuación.

 V.- Supresión del apartado 5º del Art 5,  ITPSR

Se suprime, en concordancia con lo expuesto en los dos puntos anteriores, el apartado quinto del artículo 5, que permitía la disminución de las superficie de la parcela mínima y la ampliación de la ocupación en el caso de viviendas unifamiliares vinculadas a explotaciones agrícolas, ganaderas y forestales, debiéndose  recurrir a partir de ahora a lo establecido en el apartado tres del articulo tres que obliga a demostrar el carácter de excepcionalidad, lo que no preveía la ITPSR  derogada.

Estaría por ver si en este caso se debería solicitar informes favorables a las Consejerías de vivienda y agricultura,npues entendemos que pueden tener  competencia compartida.

Será necesario el informe favorable de la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio o de la Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo, cosa que antes no era necesaria, a no ser preceptiva la obtención de calificación urbanística para este uso.

 VI.- Modificación de la redacción del  apartado 2º del Art 7,  ITPSR

Se modifica la redacción del apartado segundo del artículo 7[8], estableciendo expresamente, lo que no ocurría en el texto anterior, cual es la población que se debe tener en cuenta en los municipios a los efectos de aplicar las condiciones previstas por el Art 7 ITPSR, a los efectos de establecer las superficies mínimas y ocupaciones máximas de las obras, construcciones e instalaciones relacionadas con el uso industrial.

La Administración Autonómica, opta por tener en cuenta el número de habitantes de derecho y contempla el supuesto de que dicho número sea exactamente igual a 5.000 habitantes.

 

VI.- Modificación de la redacción del  apartado 2º del Art 9,  ITPSR

La misma precisión en cuanto a los habitantes que han de tenerse en cuenta,  habitantes de derecho, se hace al modificarse el apartado 2º del Art 9 ITPSR[9].

 VII.- Supresión del  apartado 6º del Art 9, ITPSR

Se suprime el apartado 6º, del Art 9 ITPSR[10], entendemos que por economía legislativa, los supuestos de aplicación de mismos se encuentran subsumido en el nuevo Art 6.7 ITPSR, al que remite expresamente.

  

VIII.- Remisión a los artículos del TRLOTAU

Por ultimo señalar que se actualizan las remisiones al articulado de la LOTAU. En la antigua ITPRS  se hacía a la ya derogada ley 2/1998 LOTAU y ahora se hacen al texto vigente del TRLOTAU.

Tal y como se recoge en la nueva redacción de la disposición adicional única[11].

4.- ENTRADA EN VIGOR

La Orden de la Consejería de Fomento por la que se modifica la ITPSR, entró en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha, tal y como se establece en su Disposición final única.

Por lo que es de aplicación desde el día 10 de febrero de 2016.

 

Notas al pie

[1] ORDEN DE 01/02/2016, DE LA CONSEJERÍA DE FOMENTO

El artículo 2.1 queda redactado de la siguiente forma:

“A los efectos del artículo 63.1.1º del Texto Refundido de la Ley de Ordenación del Territorio y de la Actividad Urbanística, aprobado por Decreto Legislativo 1/2010, de 18 de mayo, y de esta Instrucción se establecen los siguientes ámbitos y tipologías edificatorias:

  1. Obras, construcciones e instalaciones adscritas al sector primario.
  2. a) Almacenes vinculados a la actividad agrícola destinados al acopio y depósito de materias primas y aperos de uso agrario.
  3. b) Granjas e instalaciones destinadas a la estabulación y cría de ganado.
  4. c) Otras construcciones diferentes de las enunciadas en las letras anteriores relacionadas con la actividad agrícola y ganadera y con actividades primarias, incluidas las que impliquen transformación de productos.
  5. d) Instalaciones relacionadas con la explotación forestal y silvícola.
  6. e) Instalaciones relacionadas con la caza y la actividad cinegética.

[2] TRLOTAU vigente

Artículo 54. El régimen del suelo rústico.

  1. En los terrenos clasificados como suelo rústico de reserva podrán realizarse los siguientes actos:
  2. e) Las edificaciones adscritas al sector primario, tales como almacenes, granjas y en general instalaciones agrícolas, ganaderas, forestales, cinegéticas, piscícolas o similares que guarden relación con el destino y naturaleza de la finca.

[3]  LOTAU NO vigente

Antigua redacción del Artículo 54. El régimen del suelo rústico.

  1. En los terrenos clasificados como suelo rústico de reserva podrán realizarse los siguientes actos:
  2. e) Las edificaciones adscritas al sector primario que no impliquen transformación de productos, tales como almacenes, granjas y en general instalaciones agrícolas, ganaderas, forestales, cinegéticas, piscícolas o similares que guarden relación con el destino y naturaleza de la finca, siempre y cuando no rebasen 6 metros de altura total.

[4] Los usos insalubres , nocivos y peligrosos recogidos en el nomenclátor del antiguo Reglamento de Actividades Molestas , Insalubres, Nocivas y Peligrosas

[5] ITPSR art 3.3

Segundo. Se añade un nuevo apartado al artículo 3, el tercero, con la siguiente redacción:

“3. Excepcionalmente, para aquellos usos y actividades cuyo relevante interés social o económico resulte en cada caso justificado, podrá otorgarse licencia para la realización de obras, construcciones e instalaciones en fincas de menor superficie y/o con mayor porcentaje de ocupación, siempre y cuando se den de modo concurrente los siguientes requisitos:

  1. a) Que la actuación resulte compatible con el carácter rural del suelo, adoptándose las medidas que pudieran ser precisas al efecto.
  2. b) Que exista informe previo favorable de la Consejería competente en materia del uso o actividad propuesta.
  3. c) Que exista informe previo y vinculante favorable de la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio y Urbanismo para actuaciones en municipios de menos de 50.000 habitantes de derecho o de la Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo en el resto de municipios. Dicho informe se podrá emitir conjuntamente con la calificación urbanística cuando la actividad la requiera de acuerdo con la normativa urbanística vigente.
  4. d) Que no sean obras, construcciones e instalaciones relacionadas con el uso residencial unifamiliar

[6] ITPSR art 4.1

Tercero. El apartado primero del artículo 4 queda redactado de la siguiente forma:

“1. La superficie mínima de la finca será de una hectárea en suelo rústico de reserva y de hectárea y media en suelo

rústico no urbanizable de especial protección en los siguientes supuestos:

  1. a) Almacenes vinculados a la actividad agrícola destinados al acopio y depósito de materias primas y aperos de uso agrario.
  2. b) Granjas e instalaciones destinadas a la estabulación y cría de ganado.
  3. c) Otras construcciones diferentes de las enunciadas en las letras anteriores relacionadas con la actividad agrícola y ganadera y con actividades primarias, incluidas las que impliquen transformación de productos.”

[7] Recordar que no todas las licencias urbanísticas para edificaciones en suelo rústico necesitan de la obtención de una calificación urbanística, por lo que en los supuestos de que esta no fuese necesaria, la aprobación a la que hacia mención el apartado suprimido dependía de la administración que concedía la licencia administrativa de obras, es decir el propio Ayuntamiento.

[8] ITPSR Art 7.2

El apartado segundo del artículo 7 queda redactado de la siguiente forma:

“2. La superficie mínima de la finca será de tres hectáreas cuando se trate de municipios de más de 5.000 habitantes de derecho, y de dos hectáreas cuando se trate de municipios de 5.000 o menos habitantes de derecho, para las obras, construcciones e instalaciones vinculadas a:

  1. a) Actividades industriales y productivas.
  2. b) Depósito de materiales y residuos, almacenamiento de maquinaria y estacionamiento de vehículos que se realicen enteramente al aire libre y no requieran instalaciones o construcciones de carácter permanente.”

[9] ITPSR Art 9.2

El apartado segundo del artículo 9 queda redactado de la siguiente forma:

  1. La superficie mínima de la finca en el caso de establecimientos hosteleros y hoteleros distintos de los anteriores será de tres hectáreas cuando se trate de municipios de más de 5.000 habitantes de derecho y de dos hectáreas cuando se trate de municipios de 5.000 o menos habitantes de derecho.

[10] ITPSR  supresión apartado 6º Art 9

Se suprime el apartado sexto del artículo 9, pasando a ser el apartado séptimo el sexto.

[11] ITPSR  Disposición adicional única

La disposición adicional única queda redactada de la siguiente forma:

“Podrán no ser de aplicación los requisitos de superficie mínima de la finca y superficie ocupada por la edificación para las construcciones vinculadas a usos o actividades descritos en la presente instrucción, cuando tales usos y actividades pretendan implantarse en suelo rústico mediante la adecuada recuperación del patrimonio arquitectónico preexistente (tales como molinos, batanes, ventas, arquitectura negra y otras manifestaciones propias de la arquitectura popular) siempre que mantengan las características propias del mismo.

La no aplicación de dichos requisitos deberá ser razonada y motivada en la oportuna resolución de otorgamiento de la calificación urbanística, o cuando ésta no sea perceptiva de acuerdo con lo dispuesto en la normativa urbanística vigente, en la resolución de otorgamiento de la licencia urbanística.”

Comments are closed.

Call Now Button